HAY QUE DERROTAR AL PLD

https://goo.gl/gB9QeB

 

Sobre La escogencia de los Jueces:, el presidente Danilo Medina utilizando la mayoría a favor con que cuenta en el Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), busca aumentar su hegemonía del poder en el Tribunal Constitucional (TC), al elegir cuatro magistrados, lo que muestra es la mala intención de un gobierno que a la calladita concentra cada vez más poder, solo pudiéndolo comparar con la Dictadura Trujillista, creyéndonos palomos a los Dominicanos

Revolcándose en su tumba debe estar Juan Bosch, los pensamientos plasmados en la idea de un partido (PLD) que en otrora promovía la honestidad, la lucha contra la dictadura y trabajar por el pueblo, hoy lo han convertido en la antítesis de sus inicios, y solo han hecho de este una organización casi delictiva, un nido de corruptos, donde el autoritarismos es ley,  y digo casi por que debo dar el beneficio a gente que de seguro debe seguir siendo honesta, pero hablando de honestidad deberían estar más horrorizados que nosotros al ver su realidad como partido.

Fausto Díaz, 19/02/2018

dominicanoshoy.com

La educación sexual como imperativo para el desarrollo humano

Mucho se discute sobre que la educación debe ser integral, pero no podemos hablar de esto si en las aulas no se implementa como materia agregada al currículo de estudio la educación sexual, que debe ser entendida como un derecho de la niñez y de la juventud, que de hecho se ha constituido en un derecho humano fundamental. “Los principios de los derechos sexuales y reproductivos, así como de los derechos humanos, son la dignidad, la libertad y la igualdad, que se permite que cada persona defina su identidad individual y sexual”. Entendemos que el pilar fundamental de la educación es la familia, pero esta debe ser reforzada por políticas de estado que  permitan un mayor alcance a través de la educación formal en las aulas y cubran las posibles deficiencias familiares, que vienen dadas por la falta de educación en los adultos. Es por esto que nos corresponde educar para una vivencia de la sexualidad sana, responsable, informada y constructiva, ya que hasta la iglesia ha reconocido su importancia de manera bien implementada.

La tasa de embarazos adolescentes en nuestra nación es de 22 % entre jóvenes de 12 y 19, cifra que es 34 % más alta que el promedio de los países de Latinoamérica y el Caribe. (Datos contenidos en Informe Nacional de Desarrollo Humano (INDH) 2017)

Unos estudios realizados por el PNUD establecen que existe un vínculo entre la pobreza y el embarazo en adolescentes con un efecto negativo en educación, formación e inserción laboral, salud sexual y reproductiva. Otros datos importantes indican los hogares donde solo hay mujeres con embarazos durante la adolescencia se registra un menor porcentaje de afiliación a la Seguridad Social, y que existe un alto índice de riesgo de mortalidad en los neo natos de la mujer que se embaraza en la adolescencia.

La educación sexual no solo es transmisión de información sobre lo que corresponde al sexo en términos biológicos, sino que también es una política efectiva de prevención de embarazo precoz o no deseado, de diferentes tipos de enfermedades (venéreas, HIV SIDA, VPH, incluso trastornos psicológicos, entre otros), y una disminución de abusos sexuales, promoviendo la igualdad de género y las relaciones saludables. Lo que representa una ganancia para la sociedad no solo en materia de salud pública, si no que se verán afectados de manera positiva los índices de desarrollo humano, así como los económicos y sociales del país, por eso hablar de educación sexual se ha convertido en una gran inversión con resultados altamente exitosos.

Es lamentable saber que La República Dominicana se encuentra entre los últimos cinco países de la región América Latina y el Caribe, con menor cumplimiento de los compromisos asumidos por el gobierno en materia de salud y derechos sexuales y reproductivos ante el Consenso de Montevideo (CEPAL)

El Estado dominicano se comprometió a implementar programas de salud sexual y reproductiva, integrales, oportunos, de calidad y amigables para adolescentes y jóvenes; incluyendo acceso a métodos anticonceptivos modernos y educación sexual; sin embrago, no se han tomado medidas adecuadas, ni a nivel legislativo, ni presupuestario y esto se ve reflejado en la perpetuación de problemáticas como el embarazo en la adolescencia”, Dicho por la ONG Pro-familia.

La aprobación de leyes eficaces, la implementación de políticas efectivas, y la inclusión de la materia educación sexual en nuestro sistema educativo debe ser prioridad para el buen desarrollo de nuestro país, olvidar y posponer es un acto de gran irresponsabilidad, pongámonos en Marcha por el bienestar Ciudadano, el cambio es ahora y contigo.

Fausto Díaz – 18 de febrero de 2018

Acento.com.do

https://acento.com.do/2018/opinion/8537270-la-educacion-sexual-imperativo-desarrollo-humano/

Haití

El futuro de Haití también es nuestro futuro

Si China invierte en Haití puede resolverse el complejo problema de la emigración descontrolada de haitianos sin cualificación profesional a nuestro país. El desarrollo de infraestructuras podría llevar a la modernización del país más pobre de América, y uno de los más castigados del mundo.  No basta la política de solidaridad entendida como un sistema de donaciones para infraestructuras básicas en un país del que sus propios ciudadanos huyen de forma incontrolada por donde pueden y a donde pueden.
La comunidad internacional ha fracasado en su intento de resolver los problemas de nuestro vecino. No solo no los solucionado sino que, además, ha creado la idea de que no hay futuro para ellos tras un fracaso de gestión tan espectacular, y por eso huyen.
Tenemos un severo problema en nuestras calles por donde deambulan centenares o miles de haitianos sin trabajo ni hogar, tenemos un problema de logística para albergar sus esperanzas, tenemos un problema de seguridad ciudadana para evitar los conflictos, tenemos un problema de coste asistencial para atender humanamente a las mujeres que lo necesitan en nuestros hospitales. Tenemos un problema que se llama Danilo Medina, y otro aún mayor que se llama política dominicana durante treinta años de alternancia entre políticos sin corazón ni voluntad de buen gobierno.
La incompetencia para gestionar el problema de la emigración se superpone a todos los demás problemas porque está en la calle, lo padece el dominicano medio y a pesar de que los corruptos se aprovechan de los sobornos, no resuelven las dificultades creadas para la convivencia con ellos, sino que los haitianos se convierten en la válvula de escape de nuestro enfado ante los fracasos que padecemos como nación por culpa de mal gobierno.
¿Dónde está nuestra política exterior exigiendo compromisos reales para resolver los problemas de nuestro vecino y satisfacer el coste de nuestra asistencia y cooperación continua?
¿Dónde está nuestro embajador en Naciones Unidas para exigir un plan de acción que controle las donaciones para que estas lleguen de verdad a Haití y se usen para lo que fueron hechas?
¿Dónde está nuestro gobierno para negociar con los inversores chinos un plan global en la isla que incluya un desarrollo real de infraestructuras que sirva de lanzadera a los dos países?
¿Dónde están los responsables policiales que deberían establecer una estrategia de control fronterizo, salvaguardada por la defensa de los derechos humanos pero rigurosa para impedir la permeabilidad del tránsito a nuestro país sin control?
No hay buen gobierno, por eso nuestra voz no se escucha en el mundo, por eso los dominicanos y las dominicanas de buen estamos solos frente a los problemas y las adversidades. Ya es hora de despertar y unirnos para lograr el cambio poniéndonos en marcha como lo que somos, ciudadanos con conciencia frente al mal gobierno. Ya es la hora!